jueves, 5 de noviembre de 2009




Nunca conocerás la verdadera felicidad hasta que haya conocido el amor. Y nunca comprenderás el verdadero dolor, hasta que lo haya perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.